04 junio 2013

Marzo 29, 2014

Es sábado por la mañana, 
recién me levanto de dormir profundamente
después de un largo viaje a la capital de mi país.
Un viaje, que sin proponérselo, me ha traído muchísimos recuerdos...
Recuerdos de hace más de dos años. 
Es impresionante como las personas
se quedan en nuestro corazón, aún cuando ya no tienen la misma importancia que tuvieron, 
cuando ya no inspiran nada más que melancolía, sin embargo,  es esa misma melancolía que hoy me invade.
Me pregunto ¿Dónde estará ahora?, ¿Será feliz como yo? ¿Estará cumpliendo todos sus sueños ? Espero que si, y que esté bien.
En fin,  ya llegará el tiempo de encontrar esas respuestas, 
mientras tanto, sé dónde estoy,  sé que soy feliz y sé que mis sueños y metas  las estoy cumpliendo. 

Se acerca el día de mi partida a una nueva experiencia,
y anhelo que sea la más extraordinaria e inolvidable de mi vida.
Ahora sé que todo pasa por algo, todo, absolutamente TODO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario